En los procesos mineros en los cuales tenemos participación, tenemos riesgos intrínsecos y adquiridos propios del rubro, no obstante estamos trabajando en pos de un futuro donde eso nunca se traduzca en lesiones graves ni fatales. Sabemos cuáles son los riesgos más críticos y estamos implementando mejores prácticas organizacionales, estándares y nuevas tecnologías para asegurar una gestión y controles efectivos y eficaces.

Pero necesitamos hacer aún más. El año pasado, 2 personas se lesionaron mientras trabajaban con nosotros. Esto no debería haber sucedido y hemos estado implementando nuestros “aprendizajes de incidentes” y programas de gestión de riesgos para reducir el riesgo y evitar daños.

Pero estamos logrando un progreso real. En 2015, redujimos la frecuencia de las lesiones que causaban pérdida de tiempo en un 80%. No obstante aun vamos por más! Nuestras operaciones continúan mostrando que podemos lograr y sostener nuestro objetivo de Cero Daño.